Anna Vijo y algo más

Anna Vijo y algo más

Recuerdo gratamente el momento en que realicé los cursos con Anna Vijo.

 

Me han servido de gran ayuda en mi recorrido profesional.

 

Me ayudó en todas mis preguntas y dudas perfectamente bien.

 

Y por eso le estoy agradecido.

 

Hace unos días vi un reportaje en la televisión sobre el sistema solar, el sol, la tierra y las plantas.

 

Fue realizado por la NASA.

 

Se decía que estamos protegidos por los rayos ultravioleta del sol, por la atmósfera y la capa de ozono.

 

Pero transmitieron una imagen del sol que a mi me duele.

 

Como que debemos tener cuidado o miedo.

 

Vale, de acuerdo, también pienso que es mejor tomar el sol a primera hora de la mañana, cuando los rayos ultravioleta son casi inexistentes.

 

Pero no hay que olvidar que lo que da vida, calor y luz a la tierra es el sol.

 

Los países en los que no hay mucho sol la gente se deprime más.

 

Hace casi un siglo que un maestro búlgaro dijo que en un futuro se utilizaría la energía solar para poner en funcionamiento cosas, coches, etc.

 

Y nadie le creyó.

 

Pero hay todavía muchos más beneficios, si lo sabemos aprovechar.

 

Siempre que puedo asisto a la salida del sol, y es un espectáculo magnífico.

 

Puede, si sabes cómo, sacar lo mejor de nosotros.

 

Convierte las semillas en árboles.

 

Penetra con sus rayos a la tierra y convierte algunos elementos en piedras preciosas.

 

Algunos aceites esenciales poseen afinidad con los cristales.

 

Y puedes hacer uso de esta afinidad para determinadas necesidades.

 

Utiliza tu imaginación para descubrir cómo hacerlo.

 

Te doy una idea, por ejemplo, coges una piedra y visualizas cómo su energía penetra en tu cuerpo a través de la palma de tu mano.

 

Inhala el aceite, añadiendo la fuerza de éste a tu energía bioeléctrica.

 

Retén esta energía si deseas una transformación interna, o la envías fuera si la deseas externa.

 

Poner una gota de aceite esencial en la piedra y la llevas encima.

 

Lavanda, fluorita: curación, salud, razón.

 

 Saludos,

Alfredo


Dejar un comentario