Alfredo y la Aromaterapia

CÓMO DEJÉ DE FUMAR

CÓMO DEJÉ DE FUMAR

Llegó un día en el que decidí ir todas las mañanas a ver el amanecer, a recibir al Sol y en ese momento el tabaco me dejó a mi, sin traumas, ni esfuerzos extraordinarios.

 

Los aceites esenciales te pueden ayudar en esto también, muchísimo: oliéndolos, colocándote una gota en la mano, por ejemplo, de lavanda [http://bit.ly/2AD5Ii9] o de menta [http://bit.ly/2NgOGfP]