Productos Armonizados con Radiónica GRATIS

Demos paso a tu autoridad

DEMOS PASO A LA AUTORIDAD.

¡LA TUYA!

 autoridad

Hay personas que sin saberlo tienen autoridad, porque tienen la formación, empatía y conocimientos necesarios para ejercerla, sin embargo, otros creen tener autoridad, y no la tienen.

 

Por ejemplo, alguien que esté al frente de un equipo de personas, las cuales no le obedecen por el motivo que sea, porque nadie le cree, no tienen sentido sus órdenes, le falta carisma y rectitud, o no se hace respetar.

 

Esa persona creerá que tiene mando, pero su autoridad se desmorona porque finalmente es el subordinado el que da poder al dominio y no la autoridad por sí misma.

 

Por lo que no tiene ningún sentido dar poder a una autoridad vacía que no se sostiene.

 

Es una autoridad postiza y una superioridad vacía de toda lógica.

 

La autoridad hay que ganarla con argumentos sólidos que demuestren que la persona está preparada para ello, y con la valía de la persona.

 

Debe haber una autoridad construida con cimientos basados en la verdad y la transparencia.

 

Una autoridad amiga de la razón.

 

La autoridad se da en muchos ámbitos, como puede ser el mundo deportivo, político, educativo, empresarial y tantos otros.

 

La autoridad queda sin argumento cuando es irracional, sin base.

 

Nadie tiene el derecho de traspasar la barrera de la dignidad humana.

 

Absolutamente nadie.

 

El paso a la autoridad se lo das tú.

 

Tú siempre tienes la última palabra, porque el mando no puede meterse en algo tan profundo como es tu interior.

 

Si tú no permites que la autoridad entre en ti y te obligan a la fuerza sin tu consentimiento, no es mando, es abuso de poder al subordinado.

 

¿DONDE SE ENCUENTRA LA AUTORIDAD?

 autoridad unica

Antiguamente las personas mayores eran consideradas personas con autoridad sobre las que no lo eran porque eran portadoras de algo tan valioso como es la experiencia y con ello podían ayudar y mucho en múltiples aspectos de la vida.

 

Hoy en día ya no ocurre lo mismo.

 

Hemos dejado de valorar su experiencia de vida y han perdido poder. 

 

La autoridad hoy es menor por parte de la gente mayor.

 

Se valora menos toda esa experiencia acumulada durante años y esa sabiduría de vida.

 

No debería ser así.

 

Es injusto e irracional y contrario a la evolución de la vida.

 

Cualquier persona que ejerza mando en la sociedad actual es respetada por casi todo el mundo, siempre y cuando esa persona demuestre un comportamiento adecuado y una ética correcta. ¡Lógico!

 

El abuso por parte de la autoridad no debe ser consentido y debe ser denunciado a quien corresponda.

 

La mayoría de personas verán ante estos comportamientos una pérdida de poder, ya sea un maestro, un político, jefe de una empresa, un familiar, etc.

 

Realmente eres tú el que das poder a la otra persona, es el pueblo el que da el poder al político para ejercer su autoridad. 

 

Y se lo das y se lo damos a través del respeto, aunque a su vez, la autoridad o su representante debe respetarte a ti haciendo su papel de manera correcta, porque, si la autoridad se ejerce sin tener en cuenta tu dignidad, nuestra dignidad y tu honor, nuestro honor, esa supremacía pasa a ser algo muy distinto, pasa a ser un abuso que causará desobediencia y rechazo.

 

La autoridad es útil cuando es bien llevada, de lo contrario pierde su rol y se desvanece.

 

Nadie es más que nadie y tampoco es más el que tiene autoridad que el que no la tiene.

 

Sois fichas del mismo tablero.

 

Si tienes que reclamar tus derechos, hazlo sin reparo y con firmeza.

No temas a alguien por su autoritarismo, deja clara tu postura e imponte racionalmente, escucha con atención los argumentos que te plantee la otra parte y rebátelos si es necesario.

Ante todo, aprende a dialogar y a sacar tus propias conclusiones.

Ponte en tu sitio.

Es posible que en tu infancia te castigaran o te amenazaran en alguna ocasión, y esto te haya marcado psicológicamente haciendo que veas la autoridad como una sombra del pasado, y percibas un autoritarismo donde no lo hay, y más bien sea tu visión y no sea real.

 

Quizá una simple autoridad la ves como algo amenazante.

 

No debe ser así.

 

La autoridad es un aspecto más del juego.

 

QUÉ HACER ANTE EL MIEDO A LA AUTORIDAD

autoridades 

Tu pasaporte al entendimiento con la autoridad debe ser tu dignidad y tu honor.

 

Si hay un abuso por parte de la autoridad, no te sometas.

 

Plántate.

 

Acepta solo la autoridad cuando sea ética con tus principios, coherente y racional.

 

Conoce tus derechos.

 

Muchas personas con autoridad quizá se crean con el derecho a juzgarte, analizarte, criticarte y rechazarte.

 

Y es por este motivo que quizá tengas miedo a la autoridad, porque sabes que estas personas están en una posición en la que pueden rechazarte, juzgarte, etc.

 

Entender de donde viene ese temor te puede ayudar a superarlo.

Y probablemente venga de lo que te digo en el párrafo anterior, del miedo a ser rechazado/a.

Ante el miedo a la autoridad, lo mejor que puedes hacer es adoptar una actitud educada y sin expectativas, y pensar en qué es lo peor que puede ocurrirte, te darás cuenta que la autoridad es uno más en el escenario de la vida y le toca hacer ese papel.

 

Intenta ser asertivo y tener empatía para poder entender la situación si es una situación normal.

 

Y como ya te dije antes, debes poner tu honor y tu dignidad por encima de todo.

 

Puede que te topes con personas tremendamente controladoras y abusadoras de su autoridad, en esos casos tienes que saber que estas personas suelen ser arrogantes y querrán echarte la culpa de sus propios defectos y errores.

 

Comprende eso.

 

Si te pareció interesante el artículo, te agradezco que lo compartas, de esta forma me ayudas a continuar con este blog…

 

¡Un saludo!

Oscar

 

LivingBioEssentials.com

BiofreshCosmeticaNatural.com



Nota: Todos nuestros productos son tratados con RADIÓNICA para potenciar sus beneficios terapéuticos.



Descargo de responsabilidad: Esta información solo tiene el propósito de educar. Este post, no tiene la intención de curar, tratar, diagnosticar o prevenir enfermedades o heridas, deberá, ante todo, consultar a su médico.

 


Dejar un comentario